El trayecto conduce a varias comunidades del departamento de Canindeyú, entre ellas Villa Ygatimí, Ypejhú e Itanará, cuyas poblaciones sufren a diario las consecuencias del estado calamitoso del camino de tierra, que cuando llueve queda intransitable.

Por el mismo se transportan ganado, así como productos agrícolas provenientes de las chacras de la zona y otras mercaderías.

Para los pobladores, las condiciones del camino evitan el progreso en la zona. “No hay desarrollo”, manifiestan. Esta semana, nuevamente, varios vehículos, entre ellos ómnibus y camiones de gran porte,  quedaron atrapados en el lugar, y solo con tractores pudieron ser rescatados.

El ex ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Enrique Salyn Buzarquis, se había comprometido durante su gestión en iniciar la capa asfáltica, pero más de las palabras de deseo no sucedió.

Esta situación también golpea al turismo, puesto que entre las comunidades de Ypejhú y Villa Ygatimí se encuentra la reserva del Mbaracayú, considerada única por su flora, fauna y las diversas comunidades naturales que alberga. La misma es administrada por la Fundación Moisés Bertoni. Según manifestaron los funcionarios de la organización, muchos turistas prefieren no llegar a la reserva por el estado desastroso del trayecto, o si van, van solo una vez.